Soy Penumbro

Entreabriendo el closet

Entre el closet y la discreción

Cuando decidí asumir mi homosexualidad tenía claro una cosa: no quería vivir encerrado en el closet reprimiendo lo que sentía, pero tampoco quería volverme el maricón del barrio. Quería vivir con libertad mi sexualidad pero no sentía una imperiosa necesidad de contarle al mundo lo que pasaba. Hasta cierto punto, por educación, timidez o por mi manera de ver las cosas, siempre sentí que la sexualidad o, para ser más estricto, la genialidad tenía que ver con parte de la intimidad de las personas.
Pero a los gays nos pasa algo particular, y es que para el resto de los mortales, “por defecto” somos heterosexuales. Ahí surge la bendita necesidad que “salir del closet” y anunciarle al mundo que somos la excepción que sigue sin confirmar la regla.

Entre algunos gays existen corrientes bien marcadas, cuasi radicales, que dicen que para asumir y ser verdaderamente homosexual uno tiene que contarlo y hasta gritarlo al mundo. En definitiva no hay nada para avergonzarse y es necesario que padres, hermanos y compañeros de trabajo lo sepan. Sin pasar por el tamiz, de si ese dato de la realidad lo quiren saber, lo necesitan saber, o les hace bien saberlo. Yo nunca termino de comulgar con ese razonamiento. Podrá ser una excusa, serán mis miedos disfrazados de razones, será que todavía no salí del closet. Lo cierto es que la vida me llevó a compartirlo con cierta gente y con cierta gente no. Mis amigos están en ese grupo pero, por ejemplo, mis padres y hermanos no. Así elegí cierta discreción, no me siento en el closet, pero sé q para algunos lo puedo estar.

Esta claro que el salir del closet cumple un rol terapéutico y liberador en muchos.
Esta claro que la proclama ayuda a “normalizar” la homosexualidad.
Esta claro que la lucha por derechos igualitarios es necesaria para terminar con injustas diferencias.

Pero también es claro q cada uno tiene su particular manera de convivir con lo q le pasa. Y q la búsqueda de la felicidad ofrece caminos bien diversos. Si los gays luchamos por la diversidad también tenemos que entender que no sólo la sexualidad es un universo complejo sino q también la forma de vivirlo ofrece más caminos que “elige tu propia aventura”

Cada uno es responsable de elegir su lugar entre el closet y el mundo, cada uno elige la apertura y cerradura de su puerta. Cada uno hace lo que quiere o puede con su mundo interior. Abracémoslo!

 

EXTRA: este video, de un soldado contándole a su padres su sexualidad… anima a seguir buscando la mejor manera de vivirlo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Information

This entry was posted on November 21, 2012 by .
%d bloggers like this: