Soy Penumbro

Entreabriendo el closet

Knockout sin subir al ring

Tengo una gran dificultad para el levante. Nunca fui un galán y mi historial, bastante limitado por cierto, se reduce a ser el chico al que otro se le acerca. Por la calle, en el boliche, gimnasio, he ido desarrollando esa particular forma de demostrarle a otro que “me gustas”. Esos más de tres segundos en que las miradas se cruzan, se mantienen y se vuelven a encontrar. Son tres segundos en los que uno lucha con la inseguridad de uno mismo y uno violenta al otro en una profunda declaración de atracción. No es tan sencillo decirle a otro hombro, sin palabras, con la mirada fija que algo en él te resulta encantador. Hay algo de desnudarse frente al otro en ese gesto. Tres segundos potentes, que marcan un vínculo.

Por lo generar mi cuerpo late cuand o eso pasa. Sentirse atraído y, más fuerte aún, con la capacidad de atraer, es un fuerte golpe al alma al que todavía no me termino de acostumbrar. Será mi falta de experiencia en el campo de la seducción o mi inseguridad afectivo sexual, pero el juego de las miradas tiene algo de combate de ring, son apuestas dirigidas al otro en las que uno mide su capacidad de recibirlas. Es un dar y recibir de violentas miradas y donde el ganar se juega en el mantenerse en pie, redoblando apuestas y reforzando el siguiente golpe.

Mi cuerpo se impacta ante cada segundo que pasa y ante las miradas que se repiten, ya que tampoco se trata de mantenerse firme en la primer jugada. Sino que uno puede retirarse para confirmarse en la siguiente apuesta.

Mirada va y viene… Y uno se reteria. Las miradas se vuelven a buscar, y tras encontrarse vuelven a capturarse por tres, cuatro, cinco segundos. No más. Y nuevamente, y nuevamente… Dos pasos al costado, otro ángulo y a un nuevo ataque. Y el golpeteo sigue, y el cuerpo mezcla entre la emoción y la ansiedad de una seducción correspondida. El siguiente movimiento puede ser evasivo, también la indiferencia tiene ese encanto. Esquivar un par de golpes permite recuperar el aliento para un nuevo round.

Así estuve hoy. El en la parada del ómnibus, delgado bailarín, bolso al hombre, remera blanca con un muy abierto cuello que dejaba ver bastante pectoral de vello recortado. Yo aguardando la entrega de un pedido, con gente del trabajo. Disimulando, sólo, sin comentar la pelea que en ese mismo momento estaba aconteciendo.

El encuentro estaba, el interés también, puños enfrentados en miradas cruzadas, pasos y nervios. Seguimos todo el cortejo. Miradas, segundos prolongados. Evasivas y nuevos golpes en movimientos mas fuertes y pesados. El se miraba al reflejo y ahí también me encontraba.

Y no avancé más. No sabía mucho cómo. Y creo que él en el fondo tampoco. Nunca había avanzando a nadie y menos en la calle. Perdí la oportunidad. Me fui caminando y él esperando en la parada. Volví la vista atrás para volver a intentar un nuevo golpe que a la distancia tampoco tenía ningún sentido más que asumir el fracaso de mi incapacidad para mantenerme de pie sin tirar la toalla. Me seguí alejando ahora mirado hacia abajo, con los puños por el suelo.

Solamente me consolaba mi promesa de volver a pasar por ahí a la misma hora, esperando encontrarlo de nuevo con los guantes levantados para darnos una nueva oportunidad. Y yo intentar aprender de lo vivido, para reforzarme de valor y coraje para soportar el combate.

Me prometo darme la oportunidad que esta vez no me di. Aguantar, vencerme, sostener la mirada, quizás sonreír. Dar golpes del deseo, dejarme llevar por las entrañas y el instinto. Atreverme. Saltar al vacío y dejarme encontrar. Esperar el siguiente golpe con la seguridad de tener la capacidad de recibirlo. Confiar y creérmela. Tender la mano, dar el siguiente paso que el otro no da. Dar los pasos que no di, dar el doble de los que no supe dar. Y llegar, frente a frente, en ese espacio de miradas tan cercanas que rozan el alma. Ahí quiero estar, ahí quiero llegar.

Me lo prometo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Information

This entry was posted on December 7, 2012 by .
%d bloggers like this: