Soy Penumbro

Entreabriendo el closet

Silencio de domingo

Hay un momento, los Domingos a media mañana, que aún en el medio de Montevideo uno siente el silencio. La ciudad duerme y los pocos en actividad respetan ese místico clima que invita a callar. Y es el silencio el que permite escuchar los gritos interiores, esos que en la semana solemos ignorar frente a gritos más fuertes que vienen del exterior. Las obligaciones, el trabajo, los compromisos sociales, los deberes cotidianos y los constantes estímulos del frenético mundo, gritan muchísimo más fuerte. Son los domingos de mañana cuando algo parece detenerlos y el sol en la cara me invita a escuchar y escucharme. Es que los gritos del interior, oídos a tiempo se vuelven una suave voz más armónica si uno aprende a respetarla y a vivir en sintonía.
Dentro, muy dentro tenemos un cúmulo de verdades que muchas veces nos hacen invitaciones fuertes, desafiantes y radicales que solemos ignorar frente a los mil miedos que nos condicionan. Vivimos tironeados por el griterío exterior que se nos va encarnando como una espina profunda. Tenemos que desarrollar la capacidad de discernir y separar esos alaridos de los otros ruegos de nuestro interior. Solamente cuando, al menos, somos capaces de darles un espacio podremos volverlos melodía, para que, en el medio del silencio del domingo, nos animemos a bailarla.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Information

This entry was posted on April 8, 2013 by .
%d bloggers like this: