Soy Penumbro

Entreabriendo el closet

Enamoramiento

El Enamoramiento suele ser más que nada la proyección de los propios deseos en alguien. En un alguien que apenas conocemos, que reúne algunas pocas características básicas, pero al que sobre todo cargamos con un montón de supuestos. Es una mezcla de alquimia y fantasía que genera una poderosa atracción.
El enamoramiento tiene ese ilusión condensada que desborda siempre de forma despareja y desordenada. El alma pide a gritos, muchas veces respondiendo más a la necesidad de no estar sola que a la verdadera compatibilidad con el otro.
El enamoramiento nos tira al juego, al riesgo de la seducción. A exponer nuestro vulnerable deseo y necesidad del otro y dejarlo pendiente del fino hilo de la correspondencia.
Vibramos, latimos, y sintiendo, nos sentimos verdaderamente vivos.
Son momentos de cortar la respiración frente al otro, esperando alguna mínima señal que nos permita volver a inalar la esperanza de que es posible.
La mirada, el abrazo, el beso del otro nos golpea, nos abruma, nos encanta. Y nos deja profundamente sedientos del amor verdadero.
Y es que en algún momento el otro que enamora deja de ser un cúmulo de proyecciones y deseos y pasa a ser verdaderamente otro que se ama. Y el milagro ocurre. Me aferro a eso y sigo esperando.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Information

This entry was posted on July 23, 2013 by .
%d bloggers like this: