Soy Penumbro

Entreabriendo el closet

Quebrarse

Cuando uno arranca una historia con otra persona uno naturalmente comienza a quebrarse.

El camino de amar está lleno de quiebres en lo profundo del alma.
Uno se quiebra por que se expone a la fragilidad de los sentimientos, se quiebra por que renuncia a la autonomía y se ata al otro, se quiebra por que tiene que conciliar los tiempos de uno con los del otro…

Quiebre es el de ponerse a la orden de los sentimientos. Esos que van y vienen, en ambos protagonistas de una historia. Sentimientos que al comienzo son extremadamente intensos, pero que tienen sabor a impulsos y que todavía no están fraguados como para sostenerse y permanecer. Sentimientos que nos explotan dentro y que no sabemos como manejar. Son aquellos que suelen dar señales confusas hacia nosotros mismos y hacia los demás.

Quiebre es estas desnudo al exponerse con fragilidad al otro. Uno se quiebra para abrirse y mostrar lo que a uno le pasa. Y que, tratándose de sentimientos profundos, habla desde la intimidad del alma. Uno habla de necesidades, de afecto, de amor, de deseo… pero también habla de miedos, de inseguridades, de cobardías. Todos entremezcladas con esas torpes trabas que nos pone la razón, que intentas resguardarnos de la vulnerabilidad de nuestros afectos, pero que, en el fondo, llevan a nuestra cabeza a mandarnos en terrenos donde deberíamos dejarnos guiar por el corazón.

Con el otro, y sobre todo con sus tiempos, uno también entra en un diálogo de ruptura. Ruptura por que los tiempos de uno y de otro no siempre son los mismos y entra en juego una implícita negociación.
Pasa que, a veces, las necesidades de uno no son las mismas que las del otro. El tipo de historia que uno quiere vivir, no siempre es el del otro. Ahí surgen etapas distintas que sino encuentran puntos de conciliación están llamadas a separar caminos.

Hoy me estoy quebrando y me enfrento a mis propias rajaduras.
Lo bueno es que de las rajaduras sale algo nuevo, algo mejor. Algo crece, brota y llena de vida.
Aunque tiene algo de dolor, de sufrir y de renunciar; uno se anima a atravesarlo aferrado a la esperanza.
Que el quiebre, nos permita hacernos de nuevo y seguir buscando.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Information

This entry was posted on July 23, 2013 by .
%d bloggers like this: