Soy Penumbro

Entreabriendo el closet

Ajedrez o Danza

Los hombres de este tiempo tenemos una particular y perversa forma de cortejar a otro. Generamos un juego de indiferencia dejando apenas traslucir un poco de interés. Matamos la espontaneidad por una calculadora estrategia de silencios fríos buscando que sea el otro el que dé el siguiente paso. Pareciera que ganan los duros en ese mito que por ser recio a los afectos se consigue aumentar proporcionalmente el interés del otro.

Somos almas que al final del día vivimos por amor. Algunos lo tapan con realización profesional, éxito, dinero, consumo… pero cuando llega el final del día y estamos solos nos queda el capital de afecto que damos y recibimos.

¡Qué daño nos hace cuando a esta necesidad legitima de encuentros, la mutilamos encerrándola en calculados movimientos de ajedrez! Fichas que se mueven según reglas establecidas, sacrificio de peones y cuidado de reyes, jugadas estrictamente condicionadas a una estrategia construida según el paso anterior, ganadores y perdedores.

Cuando aprenderemos a entender que esto necesita dejarse llevar por el ritmo impredecible de una música interior que se construye entre dos. Dejar que se produzca un encuentro más desnudo, despojado y transparente. Disfrutando cada paso y dejándonos maravillar por el movimiento del otro. Abrirnos, jugar, mirarnos y tocar el alma.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Information

This entry was posted on February 25, 2016 by .
%d bloggers like this: